Como todos sabemos, en décadas pasadas los juegos se basaban en actividades al aire libre  o en casa, con juegos simples con algunos objetos o juguetes que podíamos palparlos, compartir en grupo o sólos, donde la imaginación o ejercicio físico era infaltable.  Hoy, vemos diversos dispositivos o plataformas que son súper entretenidas que nos sólo nos permiten educarnos sino que también nos divierten.  El problema viene cuando pasamos mucho tiempo en la tablet, computadora, plataforma de videojuegos.  Este problema generalmente se desplaza hacia los jóvenes, niños o adolescentes que no tienen un límite y pasan horas de juego dejando de lado sus actividades escolares o universitarias.  Muchas veces no tienen un control porque como padres, estamos trabajando lejos de casa y dejamos a nuestros hijos con otras personas a su cuidado.